Saltar al contenido

¡Estos exfoliantes caseros traerán a tu rostro de nuevo a la vida!

Exfoliar es un proceso que consiste en aplicar una mezcla grumosa sobre alguna parte de la piel, con la finalidad de retirar la piel muerta del área y en la actualidad, la exfoliación es uno de los procedimientos estéticos más utilizados, ya que es una de las maneras más rápidas de eliminar la resequedad y dar vida y brillo a la piel.

Exfoliantes caseros y económicos de hacer

Sin embargo, exfoliarse en un spa muchas veces puede ser algo bastante caro y no todas tienen el tiempo de hacer una cita cosmetológica para realizar este procedimiento. Pero ¡tenemos buenas noticias para ti!

En casa puedes hacer tus propios exfoliantes naturales, que son igual de efectivos que los exfoliantes de spa, y que en definitiva vas a agradecer haber conocido.

¡Sigue leyendo este articulo y descubre cuales son!

Café y aceite de oliva

Café y aceite de olivaEl café tiene muchas propiedades, vitaminas y minerales que hacen que la piel se vea como nueva. También es un exfoliante ideal, debido a que el café molido es sumamente suave, y no raspa el rostro.

Para hacer este exfoliante solo debes mezclar algo de café con un poco de aceite de oliva. Dos veces a la semana, antes de acostarte, restriega bien la mezcla en forma circular por todo tu rostro repetidamente, aplicando un poco de presión pero sin llegar a hacerte daño.

Por al menos 5 minutos masajea tu piel de manera circular, y asegúrate de cubrir todas las áreas problemáticas. Retira el café con agua fría para que tus poros se cierren. Lava tu rostro con un jabón suave y colócate una crema humectante para dormir.

Realiza esto 2 veces a la semana ¡y disfruta de los fantásticos resultados!

Avena y miel

La avena y la miel son dos grandes aliados de la piel. Debido a sus propiedades y a su contenido nutricional, la avena y la miel proporcionan a tu piel increíble propiedades regenerativas, además, nutren a tu piel y la vuelven más elástica.

Para disfrutar de estos beneficios, mezcla un par de cucharadas de avena con algo de miel y realiza masajes circulares en tu rostro por 2 minutos. Como este es un tipo de exfoliante más fuerte, puedes utilizarlo en otras áreas de tu cuerpo más grandes, como las rodillas o los codos.

Realiza esto también con aceite de oliva o con aceite de almendras, si tu piel es muy reseca, y notaras como comienza a tomar vida nuevamente tu piel. Recuerda no hacerlo todos los días, como máximo 3 veces a la semana

Azúcar y crema hidratante

El azúcar es un exfoliante muy bueno, pero es bastante fuerte, ya que los cristales del azúcar pueden rayar la piel. Mezcla el azúcar con un poco de crema hidratante y comienza a hacer un masaje suave por tu rostro.

Recuerda que siempre puedes tomar como alternativa el aceite de almendras o el aceite de oliva.Siempre lava bien tu rostro con agua fría luego de exfoliarte para eliminar todos los residuos y cerrar los poros.

¡Inténtalo y disfruta de una piel radiante!

Avena y miel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *